martes, 23 de septiembre de 2014

No es odio todo lo que reluce

He puesto punto y final, he roto la página y he quemado el libro, parece que esta vez va enserio lo de cambiar de vida. Quise prometerte la luna pero nunca llegué a alcanzarla, te prometí quererte siempre, pero ese siempre no incluía fallarme a mí para que tú seas feliz. He vuelto a ponerme la primera en la lista de “cosas importantes” me cansé de ser el segundo plato incluso de mi vida. Siempre eras tú primero y el mundo después, pero ahora mismo “yo primero y al mundo que le den” Y si quiero salir y emborracharme; lo haré, y si me caigo me levantaré como siempre y cuando vengan las lagrimas; las ahogaré con whisky barato (ese que escuece en cada herida que has dejado). Y esto no es un final; es un “Nos veremos en otra vida”. Un adiós repleto de odio, reproches y cicatrices. Pero amor… no nos engañemos... no es odio todo lo que reluce. Y sí, entre el amor y el odio hay solo un paso, pero yo, me he quedado en mitad de la calle esperando que algún recuerdo me atropelle.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario