martes, 23 de septiembre de 2014

Olvídame tú; que yo no tengo fuerzas.

Esto se acaba aquí, has roto un para siempre por la mitad, o tal vez lo estoy rompiendo yo en estos momentos por miedo a que todo termine, que irónico, dejar escapar a alguien por miedo a perderlo…suena ridículo, pero es justo lo que me está pasando, prefiero cerrar la puerta de golpe a que te quedes en medio sin saber si entrar o salir, y que luego te marches sin dar un portazo…sin yo darme cuenta. Pero quiero recordarte que las llaves de la puerta de mi vida están debajo de una maceta, por si algún día decides regresar. Pero por el momento prefiero morirme de golpe ahora mismo, que agonizar luego durante un tiempo. Pero cariño...Olvídame tú; que yo no tengo fuerzas.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario