lunes, 13 de octubre de 2014

.

Vivo en un país donde la corrupción está por encima de la educación, donde la sanidad se recorta mientras el sueldo de unos cuantos sube cada día. Vivo en un país donde sólo existe justicia para la gente sin nombre, donde robar sale demasiado barato si tu nombre forma parte de una lista de gente con privilegios. Un país donde ya no hay diferencia entre derecha e izquierda, entre pueblo y esclavo.
El colmo de la mierda de sociedad en la que vivo ha sido cuando hoy he visto unaoferta de trabajo donde un requisito para trabajar era
" preferiblemente mujeres de la talla 36 o menos" ¿Qué pasa? ¿Una mujer de una 40 trabajará menos? ¿Hasta dónde coño hemos llegado? Ahora es mejor estar "buena" que tener estudios o experiencia en el trabajo o como va esto?
Estoy muy harta de los prejuicios de la gente: Que si eres gordo, eres bajito, eres demasiado alto, eres feo, tienes pocas tetas, tienes demasiadas tetas, tienes el culo muy gordo, no tienes culo, eres rubia, tienes muchas pecas, tienes una nariz muy grande, tus orejas son demasiado grandes...Vamos a ver: tanto os cuesta entender que todos somos personas? Que absolutamente nadie es perfecto!
Pero me ha tocado vivir en una época donde lo primero (y lo único) importante es el físico, y no me sale del coño juzgar como juzga la mayoría de gente. Ya tenemos suficiente con que " los de arriba" nos manipulen, nos roben, nos traten como auténticos gilipollas para que también tengamos que estar puteados en nuestro día a día por no ser " una mujer 10" o un hombre con más músculo que cerebro.
Ni una talla 34 te va a dar la felicidad ni una 40 va a quitártela, y tener más músculo no te hace ser más atractivo. Eres perfect@ tal y como eres, y si alguien es tan imbécil como para no verlo... ya le puede ir dando mucho por el culo.
Porque puedes adelgazar, puedes maquillarte como una puerta, puedes ponerte tacones para parecer más alta, pero da igual! Te juzgarán por otro " defecto " que ellos te encuentren. Así que... empieza a quererte tú, a respetarte, a valorarte y a saber que la perfección no es ser una mujer perfecta, es ser una mujer real.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario