domingo, 1 de noviembre de 2015

Que sea otra



Pero ahora ya da igual.

Esta vez busca a alguien que te dé siempre la razón, que no se enfade contigo, que haga todo lo que tú quieras, que no tenga dudas, ni celos, que no rompa a llorar cada vez que las cosas no van bien. Alguien con quien no discutas nunca, que no te diga aquello que no quieres escuchar, que no se moleste cada vez que metes la pata,  que no necesite que le demuestres que estás ahí, Alguien que no se cabreé por tonterías y luego corra a pedirte perdón, que no sea un completo desastre, que no se raye por cualquier estupidez.

Y ojala la encuentres... Y cuando pase el tiempo te des cuenta que eso no es una relación real.

Y cuando eches de menos que te quieran de verdad, me llamas, y con un poco de suerte entonces soy yo quien no responde

y quizá sea entonces cuando te des cuenta que mi único error,

tal vez, ha sido quererte demasiado.




Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario