jueves, 7 de enero de 2016

El próximo capítulo



Empezaré
por el final, te echo de menos. Sí, aún te sigo echando de menos y pensando de
más, aún tu fantasma se acuesta en mi cama. Tal vez eso de echarte de menos se
ha convertido en una rutina, siempre fuiste una buena escusa para estar triste,
al final ya no sé si te me sobras o te necesito, ya no tengo claro si quiero
que vuelvas o simplemente quiero que te quedes a vivir en el recuerdo, para
poder visitarte por las noches.
No
pretendo que me entiendas, aún no he logrado hacerlo yo, tal vez necesito los
momentos a tu lado y no a ti, tal vez domingos de resaca donde quedarse a vivir
en la cama era la mejor de las opciones, Tal vez solo me echo de menos a mi, a
quien era cuando aún era yo, cuando todavía no me había convertido en una
sombra tuya, en una marioneta, en todo aquello que tu quisiste. Al final no
sirvió de mucho, incluso teniendo todo lo que querías te marchaste, tal vez por
eso, por miedo a querer de verdad, siempre fuiste de salir corriendo, de dormir
cada noche en una cama, de no decir te quiero por miedo a sentirlo. Y al final
nos pasó, no sabemos cómo pero terminamos haciendo todo aquello que nunca haríamos.
Yo también prometí que no me enamoraría de ti, pero joder, al final fue
inevitable, y yo también tuve miedo….Pero no huí, esa fue la diferencia, yo
decidí quedarme a ver que pasaba, aun sabiendo que iba directamente contra un
precipicio. Pero lo intenté, y fallé.
Ya
me da igual el motivo de tu despedida, me da igual el miedo que tenías, me
dejaste sola, en el peor momento, cuando todo mi alrededor estaba construido a
tu medida, te fuiste en el momento justo de quedarte para siempre, justo cuando
tienes que apostar todo a una misma carta aun sabiendo que vas a perder.
Te
perdí y me perdí y por eso duele tanto, pero la culpa es mía, por dejar de ser
yo para que tú fueras más tú. Nunca, te prometo que nunca volveré a caer en el
mismo error,  ahora soy yo quien no me
encuentro, soy yo quien está perdida, quien no sabe donde empieza tu recuerdo y
termina mi memoria. Fui tan tú, que ahora todo mi pasado lleva tu sonrisa, es
imposible viajar a él sin nombrarte, y no sabes lo que me arrepiento de
escribir tu nombre en todos los capítulos de mi libro. Ahora es imposible
volver a leer. Por eso tengo que cambiar de página, de libro, de biblioteca,
Para no volver a ver tu ruina entre mi pasado.


Estoy
volviendo a escribir, el libro aún está en blanco, pero no te preocupes, esta
vez tengo claro quién va a ser el protagonista. Y soy yo. Y si, seguramente
vendrán otros personajes secundarios pero mientras yo sea la protagonista..No
habrá motivos para quemar el libro. Al menos he aprendido que para que una
relación salga bien hacen falta dos personas libres, y no unas cadenas que nos
aten.  Y en el próximo capítulo: Ojala me
quieras libre. Si no, ni lo intentes.  Ya
he sido presa de un amor y te prometo que nunca más
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario