viernes, 1 de enero de 2016

Feliz daño nuevo



Esta historia empezó hace mucho, pero toca leer un solo capitulo de 365 páginas llenas de despedidas, de lágrimas, de habitaciones de hotel, de derrotas, de ganas de tirar la toalla, de amigos ausentes, de amores pasado, de recuerdos presentes.

De experiencias, de fuerza, de los de siempre, los que nunca se fueron. De noches y noches sin dormir, de aquella vez que te dije te quiero y sonreíste, de todas las veces que me he enamoré cuando te miré a los ojos. De todas las veces que te odié cuando me hiciste daño. De todos los amigos que se fueron y los que llegaron nuevos.

A sido un año lleno de tantas cosas que no se pueden escribir en un papel, de tantos recuerdos, tantas despedidas a deshora, tantos malos y buenos ratos, pero lo importante es que aquí seguimos, pese a todo, con alguna que otra arruga en el alma y algún que otro arañazo en el corazón, pero seguimos, y seguiremos hasta que nos fallen las fuerzas, y entonces lo volveremos a intentar por última vez. Porque el paso del tiempo es eso, vivir, y para vivir hay que saber que algunas veces se gana y otras se aprende.

No se me da muy bien hacer un balance del año, soy más de vivir el día a día, pero en estas fechas es costumbre recordar, pensar, echar de menos…Beber de más.


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario