martes, 12 de enero de 2016

Por si vuelves



He dejado la puerta abierta, por si vuelves, por si te
equivocas de estación y vuelves a despertar a mi lado. He dejado todos los
besos que no nos dio tiempo a darnos encima de la mesa, por si en algún momento
los echas de menos. He guardado los reproches en aquel viejo cajón donde
escondía cartas de cuando era niña, tal vez así se queden en el pasado. He
dejado el miedo debajo de la cama, junto a los fantasmas que me visitan por las
noches.
Por aquí todo sigue igual desde que te fuiste, pero no ha
dejado de llover desde entonces, sigo durmiendo abrazada al vacío que dejaste,
y no sabes cómo duele.
Parece que te voy superando, por el día es todo mucho más
fácil, he vuelto a sonreír de hecho nunca debí dejar de hacerlo, pero luego
llega la noche y otra vez un paso atrás.
Sigo durmiendo en el lado derecho de la cama, por si vuelves,
 me da demasiado miedo dormir en el
centro y sentir vacío por ambos lados, así que me quedo en una esquina, entre
tu soledad y la mía, a ver cuál de las dos es capaz de comerse el orgullo.
Esta vez no voy a ser yo quien corra detrás de tu recuerdo, si
tuviste valor para marcharte deberías tenerlo también para aceptar que fue un
error, que te has dado cuenta que lo de dormir de cama en cama es divertido,
pero no se le puede llamar hogar.
Fuiste tú quien destruyó todos nuestros futuros, no pretendas
que me quede a vivir en el pasado. Sé que no estás bien, aunque te empeñes en
hacerte el fuerte, pero ¿Qué quieres? También yo tuve que sacar fuerzas de
donde no tenía y sonreír cuando alguien me recordaba tu nombre, también tuve
que aprender a vivir sin ti, sin tu forma de hacer todo al revés, también tuve
que empezar de cero, la diferencia es que tú te lo has buscado y yo simplemente
tuve que aceptarlo. Ahora estás solo y es normal, nunca estarás bien si no
sabes cómo quedarte, si cuando mejor estás huyes por miedo a que te hagan daño.
Te dije…te dije que nunca te haría daño y lo cumplí, fuiste tú quien te lo
hiciste. Quien me lo hizo.
No me culpes ahora si me ves sonreír, si te preguntas que hubiese
pasado si tu hubieses quedado, déjalo, ya nunca lo vamos a saber.

He cerrado la puerta con llave…por si vuelves. Por qué
hacerme daño una vez… fue tu culpa, pero si me dueles dos veces, es culpa mía.
Y no quiero. Esta vez no.
Ojala vuelvas, y ojala sea tarde y te des cuenta que las
cosas o se quieren en su momento o corres el riesgo de perderlas. Y a mí me
perdiste el día que te fuiste. Ni se te ocurra volver por aquí, nunca.


Aunque te eche de menos
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario