jueves, 26 de mayo de 2016

Carta de despedida



Esta vez te escribo para decirte que no puedo más, que hace mucho que
no encuentro motivos para seguir a tu lado, para seguir en general, te escribo
para decirte que tengo la sensación que sobro en tu vida, que si me voy ni si
quiera me echarás de menos, que vas a estar mejor sin mí, que ya no hay sitio
para este triste corazones entre tus cajones. Y no te culpo, yo tampoco
quisiera estar con alguien que tiene que estar triste dos veces al mes por
costumbre, que es más miedo que persona y que todo le afecta demasiado, fue mi
error intentar quererte cuando ni si quiera soy capaz de quererme yo. Hace
mucho que rompo a llorar por cualquier estupidez, y me afecta demasiado todo lo
que haces, hace mucho que veo que no soy suficiente para un corazón que también
está roto, ¿ Cómo se nos ocurrió construir algo si los dos estábamos rotos? Que
estupidez. Tú necesitas alguien que te regale sonrisas y no dolores de cabeza,
alguien que sepa cómo solucionar los problemas en lugar de hacerlos más
grandes, que sepa estar sin ti sin echarte de menos cada dos minutos, que sepa
hacerte feliz, que sepa quererte cuando ni siquiera tu lo haces, que no te
quiera tanto, que te quiera mejor. Tal vez despedirme es un acto egoísta para
ver si realmente no quieres perderme, tal vez solo busco una reacción, tal vez
me quiero tan poco que todavía dudo que alguien sea capaz de hacerlo. Y por eso
no termino de creerte. Nunca te pedí nada que no estaba dispuesta a dar, sobra
con un abrazo cuando me visiten los fantasmas del pasado, me basta con un paseo
por la playa o un te quiero por las noches. No quiero regalos ni viajes al fin
del mundo, ni promesas de esas que nunca cumpliremos, ni que me dibujes un
futuro en la espalda, siempre quise quererte hoy y mañana ojala también, pero
ya veremos. No quiero un para siempre que ni si quiera sabemos si vamos a
cumplir, no quiero que seas mío, quiero que seas conmigo, y aprender a querer
cada una de tus heridas en lugar de intentar borrarlas. Pero hace mucho que tal
vez tu, tal vez yo, pero no somos los mismos, tal vez cada día necesito más de
ti o tu cada día me necesites menos, o simplemente sea una rayada de alguien
que no está acostumbrada a que las cosas le vayan bien y tiene que buscar
problemas donde no los hay. No pretendo que me entiendas, no consigo hacerlo
yo, tal que hay que ser muy cobarde para irse del lado de quien quieres, o tal
vez sea de valientes, no lo sé. Tal vez sea una carta de despedida, tal vez un último
grito de socorro, tal vez un « necesito quedarme a tu lado» porque quien quiere
irse de verdad se va, quien quiere quedarse amenaza con un adiós esperando
escuchar un «no te vayas» Y ojala te des cuenta de ello y no me obligues a irme
porque no sé si lo soportaría
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario