martes, 12 de febrero de 2019

Te quiero, pero estoy harta

Ha vuelto a pasar, otra vez la sensación de vacío, ese vacío que sientes cuando alguien a quien quieres te vuelve a demostrar que él no tanto.
Que no quiere perderte, o eso dice, pero tampoco sabe tenerte sin que termines llena de cicatrices, y a mi, no me queda más espacio en el cuerpo para otra puta cicatriz que lleve tu nombre.
Y lo siento si hablo mal, lo siento si digo cosas de las que posiblemente en 10 minutos estaré arrepentida, pero estoy harta, hartísima, y no voy a seguir callada para ver cómo sigues haciendo, conmigo, con nosotros, lo que te da la gana, y yo, seguir permitiéndotelo.
Estoy cansada, cansada de sentirme estúpida, cansada de tener que buscar excusas para no terminar con todo, cansada de mirar hacia otro lado para no darme cuenta que estoy haciendo el imbécil.
Y es que hay que serlo para seguir ahí después de todo, después de tanto.
Y me duele, me duele porque no entiendo si has cambiado o es que nunca te he llegado a conocer durante todo este tiempo.        Y lo que más me duele, me molesta y me desestabiliza es que, ahora mismo, dudo hasta de los buenos momentos juntos, empiezo a pensar que si he sido yo la que los he provocado autoengañandome.
Me pregunto porque cojones he aguantado tanto después de todo el daño que me has ido haciendo, y ya me importa poco si lo hacías consiente o si no, el caso es que el resultado siempre era el mismo; tú de puta madre, yo hecha una mierda.
Me pregunto también porqué cojones estoy escribiendo esto, cuando ni si quiera mereces eso, mereces un portazo en la cara, por todos los que me he llevado yo cuando se te cruzaban los cables y decidías mostrarme que no te importaba una mierda.
No sabes la imensa sensación de vacío, de rabia, de dolor, de pena, que se yo. Dolor porque me jode quererte después de todo, rabia hacia mi, por permitirte que me sigas haciendo daño, por creerte cuando me dijiste que ibas a cambiar, que esta vez todo sería diferente, que la última oportunidad. Y ya van 3.
Estoy harta de que me lo des todo y luego me lo quites, harta de tus idas y venidas, de que hoy me demuestres que me quieres y mañana lleves la indiferencia por bandera.
Harta de que no te des cuenta de nada, de que solo me valores cuando me pierdes, de que pases de todo, que te importe todo una mierda, que ni si quiera seas capaz de preguntarme como estoy; porque lo sabes, estoy hecha una mierda, y es por ti.
Cansada de vivir en un constante “ y ahora que” , con la duda de si mañana vas a quererme o vas a demostrarme que no te importo nada, y no puedo evitar preguntarme cuando cojones mientes, si cuando dices que me quieres, o cuando demuestras que no.
En todo caso ya poco importa, porque esta es la última vez que me haces daño, y no, no porque me lo vuelvas a prometer tu, sino porque esta vez soy yo la que se lo promete. Porque me voy, me voy porque no tienes ni idea de querer a nadie sin terminar rompiendo, porque no sabes cómo reaccionar cuando toca reaccionar, porque siempre actúas tarde, porque han sido demasiadas veces las que he sentido que no valía nada.
Porque no tienes ni idea del vacío que se siente cuando alguien que se supone que te quiere, hace todo lo contrario a lo que haría alguien que lo está haciendo.
Si bien lo piensas, tampoco pierdo tanto, pierdo alguien que no me quiere, la putada es la tuya, que estás perdiendo a alguien que se quedó ahí incluso estando a pedazos, que estando completamente rota seguía dando la cara por ti.
Pero todo tiene un límite, y ya que tu no me quieres, lo tengo que hacer yo, y me marcho, porque no merezco que me quieran así, porque te he dado demasiadas oportunidades que siempre terminas desaprovechando cuando te acostumbras a que la tonta lo perdone todo. Y no, cada acto tiene sus consecuencias, y el conjunto de los tuyos; es perderme.
Y si, es una tontería, y soy una exagerada, y todo me lo tomo a mal, y todo lo que tú quieras, pero muchas tonterías juntas hacen que quieras enviarlo todo a tomar por el culo, y este es el caso.
Espero que la próxima estúpida que decida quedarse a tu lado, al menos la valores antes de perderla, o simplemente; no la dejes hecha pedazos, porque al final, se cansará de hacer el imbécil y se irá de tu lado, por mucho que te quiera, nadie merece al lado a alguien que le haga daño, y tu, eres experto en hacer feliz, pero no veas como dueles cuando sacas tu verdadera cara. Y no, no compensas.
Te quiero, pero me he cansado de hacer el imbécil, así que esta vez te toca a ti, aprender a vivir sin mí. 

Mi libro: 
http://www.lulu.com/shop/mundos-divididos-rous/beber-de-m%C3%A1sechar-de-menos/paperback/product-22427117.html
Reacciones:

3 comentarios:

  1. És como si estuvieras en mi cabeza y plasmarlas en la pantalla lo que, en cierto modo no sé explicar es auténtico y me llegan al alma

    ResponderEliminar
  2. Por Dios te adoro..... no hay nadie que explique mejor lo que siento sos una geniaaaaa........

    ResponderEliminar