domingo, 3 de marzo de 2019

La diferencia entre dolor y sufrimiento.





A lo largo de nuestra vida vamos a experimentar diferentes estados de ánimo. Uno de ellos va a ser el dolor, y eso es así y no vamos a poder cambiarlo.
Da igual lo que os digan, hay momentos que toca estar tristes, por ejemplo, la persona más feliz y positiva del mundo, va a estar triste si la despiden de su trabajo, si se le muere un familiar, si pierde a su pareja. Y es normal, incluso es necesario pasar ese dolor, ese duelo, nos ayudará a ser más fuertes luego.

Pero, y aquí viene la diferencia entre dolor y sufrimiento. Si te despiden y tu cabeza ( que es tu peor enemiga ) te empieza a gritar que no volverás a encontrar trabajo, que donde te van a contratar a ti, que ahora te va a faltar dinero, que ¿qué vas a hacer con tu vida?. Eso es puro sufrimiento. Si tu novio te deja, lo pasas mal, es normal, pero es sufrir a lo tonto empezar a pensar que no vas a volver a encontrar a nadie como el, que nadie nunca volverá a quererte. Hay que dejar de sufrir, y para ello, la única solución es enseñar a nuestra cabeza a que deje de pensar más allá. Esa voz que te grita por las noches, sabéis a lo que me refiero, verdad?

Igual que entrenas tus músculos, tus piernas, tus brazos, tenemos que entrenar a la cabeza para que cuando se desvíe y empiece a sufrir pensando que va a pasar mañana, llevarla al presente, porque chicos, solo existe el presente. Mañana existirá mañana pero será presente mañana, hoy no lo es.
El otro día leía que las personas que viven en el pasado sufren depresión, que hubiese pasado si hubiese hecho esto, joder, que si no ha hubiese cagado ahora tendría a mi pareja, esas cosas. Y las personas que viven en el futuro sufren ansiedad; que haré mañana con mi vida? Quien va a estar a mi lado en los próximos años? Qué pasa si esto me sale mal? No, hay que vivir el presente, y el presente es lo único que puedes cambiar.

Es normal preocuparse en qué pasará en un futuro, pero, lo mismo que antes, una cosa es pensar y otra sufrir por algo que ni si quiera ha pasado.
Cuántas veces hemos estado semanas sufriendo por algo que todavía no ha sucedido? Por algo que nuestra mente piensa o siente? Cómo esperando el golpe. Y sabes? Entonces tienes, el dolor cuando llega el golpe, y el sufrimiento de antes de que llegue que ha sido totalmente innecesario, porque cuando llega el golpe; duele lo mismo, o incluso más.
No soy quien para dar consejos a nadie, ya que solamente llevo unos meses entrenando a mi cerebro, pero os prometo que funciona,.
Yo, cuando, por ejemplo, alguien quedaba conmigo y a última hora me cambiaba los planes pues (aunque no dijese nada) siempre me medio mosqueaba, y no, ese alguien, en ese momento, le habrá surgido algo lo suficientemente importante como para no estar contigo hoy. Creo que no hace falta recalcar que eso lo digo para personas que os demuestran que le importáis, un tío, o una tía, que os muestra indiferencia, o que nunca puede quedar; puerta. Así, sin más.

Pero hablo de la gente que os demuestra que os quiere y que os quiere de verdad y aún así le exigís mucho más. Y si, es bueno ser exigente con la gente, pero también con uno mismo. Pregúntate si tú estás dando aquello que estás pidiendo. Y aunque la respuesta sea si, cada persona es un mundo, y alguien que te quiere mucho, que te quiere con todas sus fuerzas, puede que lo demuestre de una forma diferente a la tuya.  Eso sí, que os lo demuestren, sino, otra vez; puerta.
Yo, si os soy sincera, me he castigado durante mucho, muchísimo tiempo a mi misma, siempre lo he dicho, que mi peor enemiga era yo misma, siempre esa voz en mi cabeza que me decía que yo no podía, que yo no valía, que donde iba yo a intentar hacer cualquier cosa. Que yo era menos que nadie, que no valía para absolutamente nada. Y sabes de quien era la culpa? No de esa voz de la mente que siempre está hablando, sino mía, por hacerle caso.

Vuestra cabeza no va a parar de pensar, pero está en vuestra mano no escucharla cuando vienen esos pensamientos negativos. Yo, ahora mismo, si empiezo a rallarme la cabeza me digo a mi misma, no, te estás yendo por las ramas y esto no te aporta absolutamente nada, y intento que mi mente vuelva a un lugar neutro.  Y no es fácil, grita mucho, y muy alto. Pero se puede.

No soy nadie para dar consejos, y menos a gente que no conozco, porque no sé vuestra historia, vuestra voz, vuestros motivos. Pero me ha cambiado tanto la vida esto, que me he visto en la obligación de contaros este pequeño secreto.

Intentad educar a vuestra mente, no viváis en pasados que ya no puedes cambiar ni en futuros que todavía no han llegado, deja que las cosas duelan cuando tengan que doler, no empieces una relación pensando que se va a acabar, porque cuando se  acabe (si se acaba) vas a tener el dolor de la ruptura, y el sufrimiento que has tenido durante X tiempo, total para terminar con el mismo resultado.

Cuando os pase algo, parad, pensad  con claridad y sed conscientes en todo momento de lo que es realmente el problema y de lo que vuestra mente está intentando que sea. Y decidle que vuelta al punto neutro, que analice el problema, que busque soluciones, pero no dejéis que se vaya a pasados ni a futuros, siempre al centro. Se os va a ir, pero intentad que vuelva, y hacedlo una y otra vez. Al final, os volverá sola, y es entonces cuando habremos aprendido a vivir sin sufrir en exceso.  A vivir el día a día. A vivir tio, a vivir.
A partir de aquí el video ha sido totalmente improvisado, por tanto, no tengo letra de ello. Un abrazo

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario