miércoles, 20 de marzo de 2019

Lugares con encanto ( Texto 18)


Que locura verdad, esa maldita sensacion de vaciar una casa en la que tanto has vivido, quizás la gente que no tiene una casita  familiar en un pueblo lejano posiblemente no lo entienda.Era nuestra casa  en la cual nos juntábamos todos ha pasar  nuestros veranos. Como recuerdo esos dos primeros meses donde mi guerrera mi abuela se ocupaba de todos sus nietos hasta que llegaban las vacaciones de nuestros papas eso si que era una preciosa y bendita locura primos, tíos, abuela no os podéis imaginar lo que eran esas cazuelas gigantes... el tener que comer a turnos por que ya no cabíamos todos, primero comían los niños y después los adultos! Y lo que nadie se puede imaginar son esas colas del baño... solo el que madrugara tenia su momento de paz.. y Esos desayunos de pan tostado con mantequilla y mermelada.. y esas gigantes raciones de churros!!  Y como olvidarme de toda esa gente de nuestro alrededor nuestros vecinos las tremendas comidas que hacíamos en el jardin todos juntos... nos podíamos juntas 4 familias enteras para comer para beber para divertirnos todos juntos! Lo mas duro de recordar esos encuentros es que cuando miramos atrás lamentablemente nos faltan muchas de esas personas, con las que reíamos, jugábamos e incluso cuidaban de nosotros en muchas ocasiones. Aun que todos sabemos que donde estén nos siguen cuidando.

Autora: Idoia carrascosa
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario