miércoles, 20 de marzo de 2019

Si tu no, yo tampoco ( texto 9)


Hay personas que siempre dejarán un poco de ellas en ti, que te harán llorar, que te harán tocar fondo, pero en realidad solo te están haciendo un favor, te están ayudando a crecer y lo bonito de tocar fondo es que solo puedes impulsarte hacia arriba. Llegué a Bilbao perdida, sin un rumbo fijo, buscando algo que no sabía si iba a encontrar, pero a medida que pasaban los días empecé a encontrarme a mí, empecé a entender que a veces el mayor acto de amor es dejar ir a la persona que quieres porque cuando ya no eres capaz de hacerle feliz solo queda dejar que otros le hagan feliz, entendí que todo el dolor que sentía me estaba haciendo crecer y que volver allí no solo había sido la mejor decisión de mi vida, había sido el camino para dejar atrás todo lo pasado estos últimos tres meses, entendí que era necesario cerrar etapas, curar heridas y coger fuerzas porque las cosas no habían terminado, solo estaban comenzando, ahora me tocaba a mí, tocaba soltar, desprenderse, quererse y vivir, esto último era lo más importante. Bilbao me ha regalado los momentos más bonitos y a la vez más tristes de mi vida, pero me ha hecho entender que a veces el final solo es el comienzo de algo nuevo.

Autora: Andrea
Reacciones:

4 comentarios: