lunes, 3 de junio de 2019

No sabes estar conmigo y no quieres estar sin mi



Creo que una de las peores cosas que te pueden pasar es enamorarte de la herida, más bien del causante de ella, enamorarte de todas las veces que te hace daño, de todas las veces que te hacen sentir como una mierda, porque lo hace, te sientes una mierda cada vez que te das cuenta que no te valoran, te sientes una mierda cada vez que alguien te dispara flechas de completa indiferencia, te sientes una mierda cuando vuelve como si nada y le perdonas como si todo.

Te sientes una mierda porque piensas que no eres lo suficientemente fuerte para salir de esa espiral de dolor, de algo que si quiera ya se le parece al amor y sufrimiento. Hasta donde piensas llegar? Hasta que punto tienes pensado destruir aquello que tanto me costó crear, y digo me costó, porque nunca hiciste absolutamente nada por un nosotros que ahora mismo dudo hasta de si algún dia fue verdad.
¿Sabes una cosa? Estoy harta de sentirme como me siento, harta de que te comportes como si todo te importase entre poco y nada, y lo peor de todo, harta de que cuando te amenazo con irme de tu lado me digas que me quede. Para qué? Para qué cojones quieres que me quede si no sabes como cuidarme? Para que quieres que me quede viendo como cada dia estamos más lejos, como cada día estás más distinto, más distante. Como cada día estamos más muertos.

No puedo más, ni quiero, no puedo ver cómo solamente existo para ti cuando no te queda nada mejor que hacer, como soy la ultima de tus cartas, la que sabes que estará ahí pase lo que pase y por eso pasas tanto de ella, porque estás seguro de que estará ahí cuando decidas decirle dos cosas bonitas, pero sabes que? No sirve tio, de nada me vale que me digas que no quieres perderme cuando haces todo lo contrario.
A alguien que no quieres perder no se le hace daño, no se le infravalora, no permites que se sienta como una mierda, y hace tanto tiempo que me siento así, que me he acostumbrado a ello.

Y no estoy dispuesta a seguir viviendo una mentira, a seguir soportando que no sepas estar conmigo y no quieras estar sin mi, no se puede tener todo en esta vida, y no puedes tener a alguien a quien estar destrozando, porque lo estás haciendo, no me ves? No te das cuenta de todas las veces que intento decirte que te necesito, que te echo de menos, que necesito más de ti, que no estoy bien. No son palabras vacías, es que no estoy bien, y es por ti.

Porque nunca supiste como cuidarme, como quererme, como hacer las cosas bien, y a pesar de todo me quedé con la esperanza en una promesa que ni tu creías, pero yo creí.
Al final tenía yo razón y la gente no cambia, solamente eres capaz de decirme que me quede cuando ves que me quiero ir, no te das cuenta que hace mucho que tu no estás? Qué derecho tienes a pedirme a que me quede entonces? Donde me quedo? En esta gran nada que has dejado por no saber cuidar lo que tienes? No, dimelo, donde me quedo? En todas las veces que te necesito y no estás? En todos los momentos donde me has puesto al final de la lista de cosas importantes?

Quien eres? Quien cojones eres? Quien pasa de mi o quien dice que no quiere perderme? Quien se comporta como un capullo o quien llora cuando digo que me voy? Quien no quiere perderme o quien está haciendo todo lo posible para ello?
Estoy harta tio, harta de sentir que no soy importante para ti, harta de que me quieras solamente cuando me has perdido. Y mira, ahora si, me vas a querer toda tu vida, porque yo no pienso quedarme donde me están haciendo daño, y ya que tu eres un cobarde y no tienes el valor para irte porque tienes miedo a estar solo, me voy yo, porque sabes? Estar contigo, es estar sola dos veces. Es doler dos veces, es matar dos veces. Y por muy enamorada que esté de la herida, no soy gilipollas, aunque a veces te lo haya parecido. Todo tiene un limite, este es el mio, este es el nuestro, no puedo seguir siendo tan de papel y estar enamorada de las tijeras, porque cada vez que estoy cerca de ti; me corta en dos, cada vez que dices que vas a cambiar me cortas en dos, cada vez que sale tu verdadero yo; me cortas en dos.

Y lo siento, esta vez me convierto en piedra, y aquí ya no queda nada que cortar, vete a jugar con otra, que a mi esto de jugar a hacernos daño ya hace mucho tiempo que no me compensa.

Y esta vez ni se te ocurra intentar convencerme de lo contrario, si no sabes quererme, para qué cojones me quieres al lado?  Ya que nunca supiste valorarme tu, lo tengo que hacer yo, y valorarse uno mismo empieza con marcharse de un lugar que saben que no es el suyo, aunque quieras quedarte a vivir allí, a veces hay que elegir, y hay que elegirse a uno mismo. Ya que tu no me quieres; me toca hacerlo a mi, y pienso hacerlo muy por encima de tus posibilidades, aunque bueno, eso tampoco es demasiado complicado.
Ojala pronto te des cuenta de que no puedes jugar a perder algo, porque al final; te dejan ganar solamente para que se acabe el partido y dejar de sufrir, Y este silbido final lo pongo yo, porque tu nunca has tenido el valor suficiente para ver que pasa después del partido, y sabes qué? Te hago un spoiler del final: Has perdido a alguien que te quería con cada uno de los pedazos que tu mismo rompiste, he perdido a alguien que nunca supo quererme. Hace falta decirte cual de los dos ha salido ganando?